TODOS LOS DÍAS, este 25N de manera especial, CCOO sitúa en el punto de mira la urgencia de acabar con las violencias machistas, en cualquiera de sus manifestaciones. Porque supone un ataque a los derechos humanos y ciudadanos de las mujeres, y porque impugna los principios y valores democráticos de toda la sociedad, como la libertad, la igualdad y la solidaridad. Conscientes de que casi 1000 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003, según la estadística oficial, y conscientes de las muchas violencias machistas que permanecen ocultas, no se contabilizan ni se aportan respuestas institucionales y sociales suficientes, este 25N, CCOO recuerda: Se trata de las vidas y derechos de las mujeres, porque no son números: #VidasNoNúmeros.

 

ELENA BLASCO Martín, secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO, señala: “Estamos hartas de seguir contabilizando mujeres humilladas, agredidas, acosadas sexualmente y asesinadas. No queremos quedarnos en acumular datos que no reflejan en su dimensión real la dramática realidad. Es urgente actuar poniendo en marcha sin demora todos los mecanismos y recursos necesarios para la prevención y la atención integral. Queremos que cualquier mujer o menor que sufra cualquier forma de violencia machista o sexista tenga la justicia, la protección, la intervención integral y la reparación a la que tiene derecho, y que se trabaje activamente desde los poderes públicos para avances sustanciales en prevención” #VidasNoNúmeros

Para CCOO es importante que las mujeres, menores y otras personas implicadas en estas violencias sepan que la sociedad no les abandona a su suerte, que tienen derechos a la protección y atención integral, a la reparación y a la justicia. Y es necesario aumentar la prevención en todos los niveles (educativo, sanitario, medios de comunicación, servicios sociales, etc.), para que este tipo de violencias no lleguen a tener lugar y, en caso de que sucedan, sean detectadas en sus primeras manifestaciones.

Desde nuestra organización sindical planteamos medidas y propuestas, interpelando y emplazando a los poderes públicos para que pongan en marcha medidas efectivas con recursos para garantizar los derechos laborales y económicos que estas mujeres precisan, un elemento fundamental de reparación es el empleo de calidad, por la autonomía económica que implica para las mujeres afectadas, teniendo así más oportunidades para retomar su vida de manera independiente

En palabras de la secretaria confederal: “Es preciso denunciar el agravamiento de factores que potencian la violencia estructural, como son: la ausencia de políticas educativas igualitarias, la desprotección social, el desempleo, la feminización de la pobreza y la insuficiencia de recursos públicos para la prevención, protección y atención a las víctimas. Es preciso recordar que sabemos cómo la crisis y los recortes en políticas de igualdad y en prevención de violencia de estos años pasados agravaron la vulnerabilidad de las mujeres ante situaciones de violencias machistas. Todos ellos son factores de riesgo que incrementan decisivamente la violencia contra las mujeres y todos deben afrontarse desde los poderes públicos”.

Una cuestión de derechos y vida de las mujeres: #VidasNoNúmeros