Cada vez que abren sus redes sociales encuentran este tipo de mensajes: “Te rastrearé y te mataré, te ejecutaré tarde o temprano. No querrás amanecer violada y asesinada, sabemos dónde van tus hijos de 14 y 9 años, pagarán por tus errores”.

Alicia Murillo, artista y activista retrató el acoso callejero en su videoblog con momentos como cuando un hombre le amenazó con partirle el móvil. Ella misma relata las amenazas de muerte que recibe: “Ponen mi número de teléfono, dan detalles de cómo tengo la puerta de mi casa…“.

La escritora Cristina Fallarás también sufre estas violencias. “La persona que gestiona mis redes me dijo que tenía un problema, que recibía, de media, tres amenazas e insultos por minuto“, cuenta.

Un informe de 2017 sólo el 4% de las mujeres denuncia. “De todas las denuncias que yo he puesto sólo una ha llegado al juzgado. No hay seguridad legal, ni política”, explica Fallarás. “Yo esto lo he denunciado a la Policía con teléfonos de todos, pero dan igual las pruebas que lleves, en el caso de ‘La Manada’ había un vídeo y no fue suficiente”, cuenta Murillo.

Desde la publicación feminista Pikara han elaborado un informe pidiendo al Gobierno que actúe. “Tenemos que saber cuánta violencia sufren las mujeres en Internet, de qué tipo, de qué manera… Aunque llegue a través de Facebook o Twitter, sí es grave”, denuncia Andrea Momoitio, de Pikara Magazine.

El informe de Amnistía Internacional #Toxictwitter de 2017 alertaba de las consecuencias sobre la salud mental. “Aquello que pasa en las redes aterriza en la calle y hay sititos a los que no puedo ir con mi hija pequeña”, lamenta Fallarás.

“Si las instituciones empezarán a hacernos caso cuando haya una desgracia“, subraya Murillo. Piden vigilancia y medidas urgentes contra la violencia en Internet.