Miles de personas han respondido a la convocatoria del club “Runners Nerva” para cubrir a pie la distancia entre el instituto Vázquez Díaz de Nerva, donde daba clases Laura Luelmo, y el lugar en el que se halló su cadáver cerca de El Campillo, donde vivía hasta ser asesinada por Bernardo Montoya.

Con dorsales con el número 0 entre las frases “Ni una más, ni una menos” y en los que además podía leerse “Camina por Laura” y el logotipo que la joven zamorana colgó en su perfil de Facebook el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la marcha salió a las 10 horas del instituto y unos 60 minutos después los participantes llegaban a Minas de Riotinto, entre aplausos de los que los esperaban para sumarse.

A esa misma hora otro grupo ha salido desde Zalamea la Real, municipio de la comarca de la Cuenca Minera onubense.

Todos han concluido en El Campillo, concretamente, en el Centro Multifuncional que en el futuro llevará el nombre de Laura y que fue el punto cero desde el que se coordinó la búsqueda de la joven.

Allí, los aplausos han dado paso al grito de “Justicia para Laura” y desde ese punto todos los participantes se han desplazado hasta el paraje Las Mimbreras, a unos 4 kilómetros de El Campillo, momento en el que se ha podido advertir la verdadera magnitud de la marcha, pues había gente llegando al último punto cuando otras apenas se habían abandonado la población.

Laura Luelmo de 26 años llegó el Campillo el pasado 10 de diciembre después de que una compañera del instituto le ofreciera su casa para quedarse durante su estancia en la comarca.

Solo dos días después desaparecía y a los cinco días fue hallado su cuerpo; al día siguiente fue detenido su vecino Bernardo Montoya, un hombre con antecedentes por asesinato que confesó ser el autor de su muerte y que desde la madrugada de ayer está en la prisión de Huelva, investigado por los delitos de asesinato detención ilegal y agresión sexual.