Los cinco miembros de La Manada, condenados a nueve años de prisión por abusos sexuales en los Sanfermines de 2016, seguirán en libertad provisional, según han decidido los magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, por dos votos contra uno.

Uno de los tres jueces, el presidente de la Sección Segunda, ha formulado un voto particular en el que aboga por decretar la prisión provisional sin fianza de los encausados. La Fiscalía, la acusación particular y las dos acusaciones populares (el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra) consideraban que las circunstancias habían cambiado después de que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra hubiera confirmado la condena a nueve años a José Ángel Prenda, Jesús Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero y Ángel Boza.

El abogado de la víctima reclamó que los condenados debían empezar a cumplir “ya” la sentencia dado que “no hay ninguna posibilidad” de que haya cambios respecto a ésta cuando el asunto llegue al Tribunal Supremo.

Tras la decisión de la Audiencia de Navarra, la sentencia no se ejecutaría hasta que se pronuncie el Alto Tribunal. Hasta entonces, y si no hay una novedad sustancial que provoque un cambio de criterio de los jueces, los cinco miembros de La Manada permanecerán en libertad con la obligación de firmar semanalmente en los juzgado.