Deportistas de Galicia, incluida Loly García, la atleta femenina con la licencia más longeva, han rendido un sentido homenaje a la profesora zamorana Laura Luelmo, asesinada tras salir a hacer deporte, en un acto en su honor en el que han exigido algo tan simple como poder “correr sin miedo”.

Más de un centenar de personas, entre ellas varios varones, se han concentrado esta mañana en el parque de Castrelos de Vigo, donde han compartido esta marcha conjunta, para mostrar su calor para con el caso de la joven víctima de una muerte violenta después de haber dejado su casa para practicar deporte.

“Además de rendir un homenaje a Laura, queremos dar voz a este miedo que hemos sentido en estos últimos tiempos todas las mujeres que hacemos deporte u otro tipo de cosas”, ha destacado Andrea Gabián, la organizadora del acto, convocado bajo el lema “Ni una más, ni una menos”.

Y, en respuesta a esta convocatoria, después de 52 años dedicada al mundo del atletismo y retirada ya de este deporte, Loly García, a sus 68 años de edad, no ha querido perderse la cita, de modo que como una más ha participado en esta carrera popular para “rendir un homenaje a Laura y denunciar este tipo de situaciones que viven hoy en día las mujeres”, ha señalado a la prensa allí congregada.

Loly no ha acudido sola, lo ha hecho con su marido, el ex olímpico Javier Álvarez Salgado, y con su nieta, Ruth. Todos desde el vecino municipio pontevedrés de Nigrán.

Este singular evento ha contado en su comienzo con una pequeña charla de Loly García, dirigida a todos los asistentes y en la que animó a todas las mujeres del mundo a seguir corriendo y practicando un deporte que “a mí me lo ha dado todo”.

García ha confesado que ella misma también sintió pánico en algunas ocasiones cuando iba sola por la calle, “sobre todo cuando era de noche”.

Después de sus palabras, todos los asistentes han realizado un pequeño calentamiento y posteriormente han dado varias vueltas al parque de Castrelos; unos las han hecho caminando y otros corriendo.

Gabián, conocida por su faceta como ‘instagramer’, ha indicado que si se decantó por esta reunión en Castrelos es por estar considerado como “el lugar más seguro de Vigo para correr porque es un parque cerrado”.

Ha señalado, en este sentido, que otros puntos en la ciudad no son tan seguros o, al menos, “nos dan más miedo”, como el paseo del Lagares, “con poca gente y poca iluminación”.

“Queremos salir a correr para desconectar, no para pasar miedo, y queremos no estar pendientes de que nos pueda pasar algo. Hay que concienciar a la sociedad”, ha apostillado.

El acusado de la muerte de Laura Luelmo, Bernardo Montoya, permanece en una zona de aislamiento en la prisión provincial de Huelva, sin contacto con otros presos por su propia seguridad, han informado a Efe fuentes penitenciarias.

Montoya ha ingresado pasadas las cuatro de la madrugada en la prisión onubense, tras decretarlo la titular del Juzgado de Instrucción número uno de Valverde del Camino (Huelva), después de valorar si era enviado a esta cárcel, a Sevilla o a la del Puerto de Santa María (Cádiz).

Laura Luelmo llegó a Nerva (Huelva) el pasado 4 de diciembre para cubrir una vacante temporal en el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Vázquez Díaz, y una de las profesoras le ofreció una vivienda que tenía en el municipio vecino de El Campillo.

Allí se instaló el 12 de diciembre, a escasos metros de la casa en la que vivía Bernardo Montoya.