El estudio se publica en el marco de los eventos relacionados con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y se realizó en base a una revisión de las encuestas sobre la prevalencia de la violencia contra la mujer ejercida por su pareja en veinticuatro países de la región.

 

El informe destaca que una de cada siete mujeres entre 15 y 49 años en Brasil, Panamá y Uruguay sufrieron violencia física o sexual por parte de sus parejas en algún momento de sus vidas, mientras que esa cifra se incrementó a seis de cada diez en Bolivia.

Sin embargo, en Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Haití, Honduras, Jamaica, Perú, República Dominicana y Trinidad y Tobago ese tipo de agresión solo afectó a una cuarta parte de las mujeres.

En cambio, al restringirse el análisis de la violencia durante los últimos doce meses de los que se dispone información los resultados oscilan del 1,1% de las canadienses al 27,1 % de las bolivianas.

La violencia sexual o física estaría en descenso durante los últimos 15 a 20 años en Canadá, Colombia, Guatemala, Haití, México, Nicaragua y Perú. De igual modo, en Nicaragua la violencia física se redujo a la mitad al pasar del 11,9% en 1998 al 6,1% en 2012.

No obstante, en la República Dominicana la violencia por parte de la pareja durante el último año con registros disponibles ascendió de casi un 10% en 2002 al 14,7% en 2014.

La asesora regional en Violencia Intrafamiliar de la OPS, Alessandra Guedes, valoró los resultados de la encuesta al indicar que “aun así, la indicación de que los niveles de violencia de pareja pueden estar disminuyendo en la región refuerza la idea que la violencia contra la mujer puede ser prevenida cuando se implementan medidas multisectoriales continuas”.

La experta añadió que los datos confirman la necesidad de adoptar acciones a largo plazo “compatibles con la dimensión del problema” y controlar los logros alcanzados con el objetivo de afianzarlos en el tiempo.