La periodista Emilia Laura, en el libro La revolución de las agujas, cuenta la historia de la salmantina Isabel Martín y de cómo creó la cooperativa textil Creative Handicrafts. Isabel Martín viajó a la India en los años 50 con la intención de convertirse en misionera. Tras pasar por varias ciudades y conocer de primera mano cómo era aquel país, se instaló, finalmente, en uno de los barrios más marginales de Bombay, el slum “Jari Mari”. Esta barriada era un hervidero de gente hacinada en chabolas, sumergidas en la pobreza y con escaso acceso a la sanidad y a la educación. El problema de la violencia y la sumisión de las mujeres a los hombres estaba aprendida, interiorizada y obligada en la cultura. En la búsqueda de nuevas oportunidades para que estas mujeres pudieran conseguir su autonomía y libertad, Isabel puso en marcha un pequeño taller de costura con un claro objetivo: lograr el empoderamiento femenino. Emilia Laura recopila, también, historias de otras muchas mujeres que forman parte de Creative Handicrafts. Historias de lucha y trabajo colectivo y femenino.

La autora recrea, con las recopilaciones de testimonios, un país único e inconmensurable. Nos habla de salud, de infancia, de pobreza y de las injusticias sociales que se dan en esa sociedad patriarcal y fuertemente machista. El resultado es una crónica en donde se analiza la identidad de las mujeres y el estatus que allí tienen. Pero no es un libro pesimista sino todo lo contrario, las historias de esas mujeres son un ejemplo de superación. Ellas nos enseñan que cambiar los esquemas impuestos es posible y no es necesario tener grandes armas, un artefacto cotidiano tan simple como es una máquina de coser puede valer para conseguir autonomía económica.

Creative Handicrafts está dentro de la Organización Mundial de Comercio Justo y sus ropas podemos encontrarlas en las tiendas de Intermón-Oxfam.

Portada del libro de Emilia Laura Arias.