Los tres varones detenidos, de 28, 43 y 48 años, acusados de violar a una joven en Murcia han quedado en libertad bajo una orden de alejamiento respecto a la joven. Son conocidos ya como ‘la manada de Murcia’ y cuentan con numerosos antecedentes por robos y tráfico de drogas.

En su declaración ante el juez, los implicados explicaron que no hubo violación  porque la mujer “era prostituta”. Ella les acusó de drogarla, por lo que posteriormente quedó indefensa durante la presunta agresión.

La Guardia Civil asegura que la joven denunció que en ese estado fue conducida hasta el domicilio de uno de ellos, donde le fueron proporcionados otra vez nuevos comprimidos que, con engaño, ingirió, lo que le prolongó su estado de enajenación y fue aprovechado para continuar agrediéndola sexualmente. Según las pruebas médicas, sí hubo agresión sexual.

El Tribunal Superior de Justicia de Murcia les seguirá investigando por un delito de abuso sexual, no de agresión o violación, por lo tanto ya se hacen comparaciones con la sentencia de la Manada.