Equality Now

Cinco organizaciones de derechos humanos que trabajan en defensa de los derechos de las mujeres y niñas en Sierra Leona piden urgentemente a los dirigentes de este país y a todos los actores políticos que actúen inmediatamente para abordar el aumento de incidentes de violencia sexual y de género en este país de África Occidental.

Las niñas que quedan embarazadas a consecuencia de una violación o de la explotación sexual acaban siendo doblemente castigadas ya que se les prohíbe ir a la escuela y en la mayoría de los casos no hay posibilidad de acudir a los tribunales para denunciar la terrible experiencia de la violación, con lo que los autores de esta quedan impunes.

La declaración conjunta de las organizaciones Equality NowWomen Against Violence and Exploitation in SocietyDefence for Children International – Sierra LeoneThe Women’s Partnership for Justice and Peace y Graceland Sierra Leone expresaba la urgente necesidad de actuar tras el alarmante aumento de las denuncias de casos de violencia sexual y de género, y el hecho de que los autores queden libres.

Según estadísticas de Rainbow Centre y de Campaign for Human Rights and Development International, el 56 % de las víctimas de violación tiene entre 11 y 15 años. La mayoría son niñas que acuden a la escuela. Una vez que quedan embarazadas estas niñas, que legalmente no pueden consentir mantener relaciones sexuales, acaban abandonando la escuela. Esta contundente declaración afirma además que la mayoría de las niñas se queda embarazada debido al tipo de violencia sexual reflejado en estas estadísticas. Muchas más niñas menores de 18 años se quedan embarazadas debido a relaciones de explotación con hombres mucho más mayores, lo que se considera un delito en Sierra Leona. Las niñas padecen múltiples violaciones de sus derechos humanos, como el matrimonio forzado y el matrimonio infantil, y la mutilación genital, que en algunos casos es un efecto dominó de la violencia sexual.

En su discurso de toma de posesión tras las recientes elecciones el presidente de Sierra Leona, Julius Maada Bio, prometió priorizar el sector de la educación en Sierra Leona. Las organizaciones [de derechos humanos] le piden que garantice que todas las niñas embarazadas pueden continuar con su educación y se anule la actual prohibición discriminatoria de estudiar de la que son objeto las madres adolescentes. Actualmente hay una crisis de derechos humanos que afecta a las adolescentes de Sierra Leona ya que se sigue negando el derecho a asistir a la escuela a miles de niñas embarazadas debido a violaciones, abusos o explotación sexual. El derecho a la educación de las niñas embarazadas se anuló en abril de 2015, inmediatamente después de que las escuelas volvieran a abrir tras la epidemia de ébola. El ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología lo declaró política oficial del gobierno.

Las organizaciones [de derechos humanos] solicitan al nuevo gobierno que:

– Garantice que en Sierra Leona se implementan y aplican plenamente las leyes que protegen los derechos de las niñas y que son juzgados quienes cometan violencia sexual;

– Equipar adecuadamente a la Unidad de Apoyo a la Familia de la policía de Sierra Leona para garantizar que los agentes pueden ocuparse eficazmente de los casos de los que se les informe;

– Desarrollar e implementar programas que garanticen que las niñas conocen sus derechos y pueden acceder a espacios seguros y a otros recursos, incluido un programa de educación sexual integral que forme parte del plan de estudios de todas las escuelas, y proporcionar a las niñas servicios de salud sexual y reproductiva ;

– Establecer medidas que aborden la gran cantidad de casos de embarazos y de explotación sexual de las adolescentes, y llevar a cabo campañas nacionales para paliar el estigma que padecen las adolescentes embarazadas.

La Ley de Educación de Sierra Leona de 2004 garantiza claramente la no discriminación en el acceso a la educación. Los instrumentos normativos de la ONU y de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura exponen claramente las normas y obligaciones de los Estados respecto al derecho a la educación.

Sierra Leona ha hecho grandes avances en la ratificación de leyes internacionales y regionales que buscan promover y proteger los derechos de las mujeres y las niñas. En el ámbito nacional la Ley de Delitos Sexuales de 2012 aborda exhaustivamente la proscripción de delitos y penas. A pesar de que estas leyes están en vigor se siguen violando los derechos de las mujeres y las niñas. A pesar de la creación de la Unidad de Apoyo a la Familia de la policía Sierra Leona, los agentes de policía de esta unidad no adoptan medidas adecuadas y oportunas para garantizar que se llevan a cabo investigaciones exhaustivas, se detiene a los sospechosos y son procesados. Además, a pesar de las disposiciones del Artículo 39 de la Ley de Delitos Sexuales, las niñas que han sido violadas todavía tienen que pagar los costes de su tratamiento médico aunque la mayoría de ellas no puede costear estos gastos médicos.

Equality Now es una organización sin ánimo de lucro que trabaja para promover y proteger los derechos humanos de las mujeres y niñas de todo el mundo. Es una de las organizaciones firmantes de la declaración.


Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos