La Audiencia Nacional ha anulado los estatutos del sindicato de prostitutas OTRAS. La sentencia, que ha sido comunicada este miércoles a las partes, echa para atrás el el artículo 4 de esos estatutos, que definía el “ámbito funcional” del sindicato y en el que se mencionaba el trabajo sexual, y considera, por tanto, que son nulos. La prostitución, argumentan, no puede ser una relación laboral y, por tanto, quien la ejerce no tiene la condición de trabajador y no puede ejercer el derecho a la libertad sindical.

La sentencia no disuelve el sindicato, puesto que dice que el procedimiento que se inició no es el adecuado para hacerlo. El sindicato registró sus estatutos el pasado agosto. Ese trámite implicó la dimisión de la directora general de Trabajo, Concepción Pascual, y la denuncia de varias organizaciones feministas.

El tribunal reconoce la libertad sindical como un derecho fundamental consolidado en el ordenamiento jurídico nacional e internacional, pero señala que ese derecho solo puede ejercerse cuando alguien ostenta la condición de trabajador. OTRAS, prosiguen, incluye actividades que “pueden ejercerse en el marco de una relación laboral”, como el alterne o la pornografía, pero también la prostitución, que “no es un objeto válido” para un contrato de trabajo.

Desde ese momento, la ilegalidad del sindicato es “manifiesta”, “pues como ha como ha puesto de manifiesto el Ministerio Fiscal, las consecuencias de su admisión resultarían totalmente contrarias al ordenamiento jurídico”.

La Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución ha celebrado la decisión: “Hoy es un día histórico para el movimiento feminista porque se reconoce que la abolición de la prostitución es el único camino para que el derecho a la igualdad se consagre definitivamente, negándole carta de naturaleza al proxenetismo organizado”.