El Senado de Argentina ha dicho no al proyecto de ley que legalizaba el aborto para que las mujeres pudieran elegir libremente su maternidad y mantienen así una ley escrita en 1921. Por 38 votos frente a 31, el no ha ganado en la Cámara Alta y ha quedado bloqueada la ley que ya contaba con el visto bueno de la Cámara de Diputados.

Actualmente, las mujeres argentinas solo pueden interrumpir su embarazo en caso de violación o de riesgo para su vida. El proyecto que ha sido rechazado, muy parecido a la ley española, establecía el aborto libre en las primeras 14 semanas. Además, garantizaba el acceso al aborto en el sistema sanitario público.

Esta iniciativa no se podrá volver a abordar hasta el año que viene y, si nada cambia en el ámbito legislativo argentino, es posible que no se debata de nuevo hasta después de las elecciones de 2020. Los impulsores de la ley confían en que han instalado el debate en la sociedad y en que el tema forme parte de las próximas campañas electorales.

El debate sobre el aborto ha generado una movilización sin precedentes en el país. Una multitudinaria vigilia siguió desde la calle la sesión parlamentaria, a pesar del frío y la lluvia, como ocurrió también durante el maratónico debate en la Cámara de Diputados en el que se aprobó hace dos meses la ley. Entonces la votación acabó con 129 legisladores a favor, 125 en contra y una abstención.

Tras conocerse los resultados de la votación en el Senado, las calles de Buenos Aires se han visto colmadas de protestas. Entre manifestantes de la ‘marcha verde’ y la Policía se han registrado algunos incidentes. Al menos siete personas han sido detenidas en medio de las protestas y una persona ha resultado herida en los disturbios.