Ana Morán

Llueve y mi madre se debate en ir o no al cementerio a limpiar los nichos de sus difuntos, de sus difuntas. Aunque acude asiduamente para mantener las lápidas con brillo y cubrir las tumbas de flores, hoy es un día especial, el día de los muertos. Los camposantos se llenan de familiares con ramos de crisantemos, de claveles, de lirios, no celebran, rinden culto a los que ya no están.

Antaño encendían lamparillas de aceite que flotaban y alumbraban rostros en viejas fotografías de aquellos, de aquellas que ya no forman parte del universo de los vivos.

Desde que tengo recuerdos existe esa veneración por las almas de aquellas personas que un día fueron nuestros compañeros de vida, los que nos sonreían, nos cuidaban, nos enseñaban, nos acompañaban… y llegó el instante en que marcharon, desaparecieron.

Hoy sólo puedo acordarme de ellas, de las mujeres asesinadas cruelmente a manos de hombres, de esos varones, de esos hijos sanos del patriarcado, que decidieron acabar con sus preciosas vidas, vidas que consideraron suyas, de ellos, y de más nadie.

Me estremece pensar en sus hijos e hijas, pequeños, adolescentes, adultos, que han tenido que continuar sin sus madres, condenados a sentirse doloridos, rotos, destrozados. ¿Y sus madres? Desgarradas por dentro. Cómo puede una sobrellevar que asesinaron a su hija, a su pequeña, a la que llevaron nueves meses en su vientre.

Ellas están presentes en los corazones de sus familias, en cada uno de los días de condena de esos seres abyectos, en cada momento que sus hijos las necesitan, en las tristes estadísticas de feminicidios, en el espectro de la violencia machista.

Siento que el mundo se ha acostumbrado a las cifras de asesinadas, que miran los telediarios anestesiados, que contemplan estupefactos cómo aumentan las cifras pero no se ponen soluciones. En esta sociedad es un problema más. Y no me resigno, porque mañana ser cualquiera de nosotras un número en las , una madre más, una hija más, una hermana más… mucho más que eso: una mujer menos.

Por eso, quiero recordarlas, quiero tenerlas presentes, quiero seguir nombrándolas, para honrar sus memorias, para denunciar a sus asesinos y para luchar para que no haya más tumbas que limpiar de mujeres asesinadas en ningún camposanto del mundo