Se han registrado dos nuevos casos de embarazo en dos niñas de 11 años en Argentina, en las provincias de Mendoza y Salta , producto del abuso y violación de sus padrastros.

Una las niñas apareció en el hospital salteño con dolores abdominales, tras los que reconoció que su padrastro abusaba de ella y se terminó confirmando su embarazo. La Ley federal de esa provincia no contempla la interrupción de la gestación, ya que solo se puede realizar hasta la semana 12 y la niña se encontraba en su semana 19. El Código Penal argentino establece como excepción que no es punible el aborto con el consentimiento de la mujer si “se ha hecho con el fin de evitar un peligro” para su salud, y “si este peligro no puede ser evitado por otros medios“, por lo que se pudo interrumpir el embarazo.

Por otro lado, la otra niña, también de 11 años, de la provincia de Mendoza decidió, según informaron este lunes diferentes medios locales, mantener su embarazo y ahora se encuentra en el cuarto mes de gestación.

Mendoza es otra de las provincias que nunca adoptaron el fallo nacional de 2012 de aborto no punible, por lo que no existe ley que ampare el caso de esta menor y futura madre.

Una reforma presentada 7 veces

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina presentó en marzo, por séptima vez, un proyecto de ley con la firma de 71 legisladores de distinto signo político que establece que toda mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo durante las primeras 14 semanas de gestación y, después de ese plazo, en los dos casos permitidos hoy o si existen malformaciones fetales graves.

Actualmente, el país rige su normativa al respecto por el Código Penal de 1921, que considera el aborto un delito, aunque contempla que “no es punible” cuando es necesario evitar un peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación.