Centenares de corredores, en su gran mayoría mujeres, han recordado hoy en San Sebastián y Vitoria a la joven Laura Luelmo y han reivindicado el derecho de las mujeres a correr libres y sin miedo a posibles agresiones machistas, como la que sufrió esta profesora asesinada en El Campillo (Huelva).

La primera quedada se ha celebrado en la capital guipuzcoana donde varios cientos de atletas han secundado la convocatoria, que ha arrancado a las 10.00 horas desde los relojes de La Concha, impulsada a través de las redes sociales por el joven donostiarra Jon Prada.

Prada ha reivindicado el derecho de las mujeres a “correr sin miedo y ser libres”, ha expresado su “rechazo total” a la violencia y ha instado a los asistentes a guardar un minuto de silencio en memoria de “Laura y de todas las mujeres que sufren desigualdad”.

Después, las corredoras han podido optar entre dos recorridos de 4 o 8,1 kilómetros, con salida y llegada ambos en el Paseo de La Concha.

Una hora después, en el parque de El Prado de Vitoria, lugar muy frecuentado por los corredores, se han congregado unas doscientas personas, la mayoría mujeres, secundando el llamamiento hecho hace unos días en las redes sociales por el grupo de triatlón femenino E-Tri.

“Queremos que este domingo sea especial”, señalaban las promotoras de esta iniciativa, porque “este domingo corremos con el corazón y por una causa: ni una menos”.

La triatleta canaria afincada en Vitoria Ruth Brito, entrenadora del E-Tri, ha leído un poema en recuerdo a Laura mientras que el resto de los asistentes formaban un círculo con sus manos entrelazadas.

Tras mantener un minuto de silencio, los corredores han dado dos vueltas al parque y han continuado su marcha, algunos de ellos con carteles con el lema “Ni una menos”.

En Bilbao, el pasado viernes también varios cientos de corredores y corredoras homenajearon a la joven zamorana asesinada en Huelva, en una carrera simbólica con la que también reivindicaron “el derecho de las mujeres a correr libres, solas y sin miedo”.

A la cita, impulsada a través de las redes sociales por la periodista y “runner” Begoña Beristain, se sumaron hombres y mujeres de todas las edades para, después de guardar un minuto de silencio, realizaron un breve recorrido con salida y llegada en la explanada del Museo Guggenheim.