TUESDAY 22 JANUARY 2019

La imagen no es clara: proviene de una de las cámaras de vigilancia de Camp Sara, un barrio de la capital iraquí, Bagdad. Dos hombres en moto se acercan a la ventana del conductor de un Porsche blanco para luego alejarse de él.

De hecho, esos dos hombres acaban de disparar tres balas sobre la ex-Miss Irak y top-model Tara Farès este 27 de septiembre, a la luz del día. Su compañero, que se encuentra con ella en el coche, la lleva al hospital donde la más importante de las influencer iraquíes fallece a causa de las heridas. Tenía 22 años.

Choque y cólera

En Irak, y en otros lugares, en el conjunto de las redes sociales, homenajes y muestras de indignación se multiplican: las fotos sugestivas de la joven iraquí imagen de varias marcas de belleza y símbolo de una feminidad emancipada, cubren las publicaciones en la web.

El ministro iraquí del Interior anunció la apertura de una investigación sobre este asesinato cuando el crimen parece inscribirse en una serie de asesinatos de mujeres de influencia pública.

El primer ministro Haider al-Abadi, por su parte, ordenó al Ministerio del Interior y al Departamento de Información iraquí que investiguen los asesinatos y los secuestros en Basora, ciudad del sur que conoce un importante movimiento de protesta, en Bagdad y otros lugares.

El asesinato de Tara Farès se produce dos días después del asesinato en Basora, cometido por un hombre aún no identificado, de Suuad al-Ali, militante de los derechos humanos. En este caso también, un video de vigilancia muestra cómo un hombre se acerca a la militante cuando se disponía a subir a un coche, para dispararle un tiro en la cabeza.

Serie de asesinatos

En el mes de agosto, fueron asesinadas dos celebridades del mundo iraquí de la belleza. Rafeef al-Yaseri, llamada la “Barbi de Irak”, fue asesinada el 16 de agosto en su casa en Bagdad. Cirujana plástica, organizaba programas nacionales especializados en la prevención médica para las mujeres.

Apenas una semana más tarde, Rasha al-Hassan, propietaria y directora del Viola Beauty Center en Bagdad, fue encontrada muerta en su casa. Algunas informaciones evocaron una sobredosis de medicamentos, pero la calle iraquí rechaza esta versión.

Por todo el mundo árabe, y más allá, son los islamistas los acusados de esta serie de asesinatos contra símbolos femeninos. El domingo 30 de septiembre, el Ministerio iraquí del Interior indicaba que sus investigaciones no habían descubierto ninguna pista islamista.

En su cuenta de Instagram, la periodista Shaima Kassem, que fue Miss Irak en 2015, envió este mensaje llorando: “Basta con que aparezcas en la tele, que hagas tu trabajo de periodista que habla en nombre del pueblo, para que un hombre que no ha pasado de primaria en la escuela venga a gritar: ¡Es una prostituta, hay que matarla!”… ¡Todos los que incitan al asesinato irán al infierno y todas las víctimas son mártires!”.

Un país en crisis

En el caso de Suaad al-Ali, militante de Basora que se manifestó en numerosas ocasiones contra las autoridades de Bagdad, hay medios iraquíes que evocan otras pistas enumerando una serie de activistas y de militantes de la oposición o de la sociedad civil que han sido blanco de asesinatos o de secuestros.

Desde julio, el sur de Irak, en particular la provincia de Basora, rica en hidrocarburos, está sacudida por manifestaciones socioeconómicas que han provocado más de veinte muertos. Tampoco Bagdad está al abrigo de las tensiones: el 6 de septiembre tres obuses han alcanzado la zona verde, el distrito hipersegurizado en el que se encuentran las instituciones y las embajadas extranjeras.

Fuente

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

57 mujeres fueron asesinadas en Paraguay entre enero y diciembre de este año, siete más que la cifra de feminicidios registrada en el mismo periodo del año anterior, informó hoy el Ministerio de la Mujer.

Este año se produjeron, además, 55 casos de tentativa de feminicidio, según el estudio de el Observatorio de Género del Ministerio de la Mujer.

El estudio constata a su vez que el número total de feminicidios entre 2016 y 2018 fue de 146, lo que equivale a una muerte violenta cada 7,7 días por parte de las parejas, exparejas, maridos o exmaridos de las víctimas.

En promedio por año, en 2016 se dio un caso de feminicidio cada nueve días; en 2017 uno cada 7,3 días y este año uno cada 6,6 días.

El estudio revela que el departamento Central, el más poblado del país, y los de Amambay y Alto Paraná son, y en ese orden, los que registran las mayores tasas de ese tipo de crímenes.

Otra dato indica que la edad de las víctimas oscilaba entre los 21 30 años de edad y que en su mayoría fueron asesinadas en sus viviendas.

Desde 2016, Paraguay se rige por la Ley de “Protección integral a mujeres contra toda forma de violencia”, en la que se tipificó como delito el feminicidio por primera vez en la historia del país suramericano.

La entrada 57 feminicidios este año en Paraguay, siete más que en 2017 aparece primero en Contrainformación.

El principal acusado del crimen terrorista contra las dos turistas escandinavas, que fueron degolladas en una región montañosa en Marruecos, estaba bajo la vigilancia de las autoridades, informó hoy el diario Ahdaz Magrebiya.

El rotativo indicó que el sospechoso principal (A.J) era conocido por los servicios de seguridad y fue condenado en 2013 a dos años de cárcel por intentar viajar a Siria para hacer la yihad e incorporarse al grupo terrorista Estado Islámico.

La misma fuente añadió que el acusado principal se desplazaba por las pequeñas aldeas que rodean la ciudad sureña de Marrakech, y trataba sin éxito de convertirse en un imán en las pequeñas mezquitas de estas localidades con el objetivo de adoctrinar y reclutar a posibles yihadistas.

El acusado principal apareció, junto a otros tres, en un vídeo – pocos días antes de asesinar a las dos turistas – en el que juraba lealtad al Estado Islámico. La autenticidad de la grabación fue confirmada anteriormente por la Fiscalía marroquí.

Fuentes de seguridad cercanas al caso dijeron anteriormente a Efe que hay diecinueve arrestados en el marco de este caso, cuatro de los cuales son los principales acusados que degollaron a la danesa Louisa Vesterager Jespersen (de 24 años) y la noruega Maren Ueland (de 28), el pasado 17 de diciembre el valle Imlil, en el Alto Atlas, una zona conocida por el turismo de montaña.

Los otros quince sospechosos fueron detenidos en diferentes ciudades del país (Esauira, Chtouka ait Baha, Marrakech, Casablanca, Sidi Benur y Tánger) a medida que avanzaban las investigaciones sobre su posible implicación y ramificaciones del grupo.

Las mismas fuentes apuntaron que un primer grupo de los sospechosos comparecerá ante el fiscal competente antes del fin de año, coincidiendo con el final del período de la custodia policial.

El ministro de Interior marroquí, Abdeluafi Laftit, aseguró el pasado lunes ante el Parlamento que el crimen terrorista contra dos turistas escandinavas fue “un acto aislado” cometido por “lobos solitarios”.

Por otra parte, fuentes judiciales informaron hoy a Efe que un marroquí fue condenado ayer por el Tribunal de Primera Instancia de Alhucemas (noreste) a un año de prisión por incitación al terrorismo.

El condenado, de 36 años, comentó en su cuenta en Facebook que los terroristas no tenían que haber matado a las dos turistas escandinavas sino al presidente del Gobierno, Sadedín Otmani.

Tras conocerse el crimen contra las dos turistas escandinavas, todo el país, la clase política y la sociedad civil condenaron vigorosamente el acto terrorista y se multiplicaron las sentadas de solidaridad para homenajear a las dos víctimas.

Tres mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas en las últimas 48 horas en Perú, con lo que engrosaron la cifra de feminicidios de este año en el país, que a la fecha ya bordean los 140.

El caso más reciente ocurrió este miércoles en la sureña región de Moquegua, donde un hombre de 43 años, identificado como Félix Mandamiento Escobar, agredió brutalmente y le causó la muerte a la madre de sus cuatro hijos, Sonia Quispe Paripanca, de 37 años.

La mujer fue hallada inconsciente en su vivienda por sus hijos y fue trasladada aún con vida a un hospital cercano, donde horas después falleció.

Este martes se descubrió otro asesinato, en el distrito de Asia, en la provincia de Cañete, a unos 120 kilómetros al sur de Lima, donde agentes de la Policía y familiares hallaron el cadáver de la joven madre Esteffany Torres Miller, de 24 años.

Torres había sido reportada como desaparecida en Navidad por sus familiares, luego de que no retornara de su trabajo a la hora habitual. La intensa búsqueda llevó a la vivienda de Leopoldo Quiroz Campos, de 44 años, quien era compañero de trabajo y expareja de la víctima, y supuestamente la chantajeaba para retomar la relación con la difusión de un vídeo íntimo de ambos. Quiroz confesó que asesinó a Torres y luego la enterró en un silo al interior de su vivienda, que fue descubierto por el padre de la víctima.

El tercer caso, ocurrió el 25 de diciembre en un hotel del populoso distrito de San Juan de Lurigancho, en Lima, donde la ciudadana venezolana Celsa López Acosta, de 34 años y madre de dos menores, acudió con el peruano Luber Arteaga Delgado, de 49 años.

Según agentes de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional del Perú (PNP), ambos habrían discutido debido a la decisión de ella de terminar la relación, por lo que Arteaga le disparó con un arma de fuego en la cabeza y en el tórax, y después se suicidó.

La violencia machista es señalada por la Defensoría del Pueblo como una de las principales amenazas a los derechos humanos en Perú, por lo que el mandatario peruano Martín Vizcarra ha manifestado que combatirla es uno de los principales objetivos de su Gobierno.

Unicef y Save the Children quieren ampliar la prescripción delitos sexuales

Save the Children y Unicef han valorado que se amplíe la prescripción de los delitos sexuales contra los menores -ahora a partir de los 18 años- para abrir el plazo a los 50 años y que exista la obligación de comunicar cualquier sospecha de agresión a un niño.

Son algunas de las medidas que incluiría el anteproyecto de la ley de protección a la infancia, que el Gobierno tiene previsto aprobar mañana en el último Consejo de Ministros del año y que establece medidas de sensibilización, preventivas, de detección y de intervención en relación con la violencia hacia los menores.

El texto establece reformas legales, como la del Código Penal para ampliar el plazo de prescripción de los delitos sexuales contra menores, porque en la mayoría de los casos que llegan a denunciarse, las víctimas lo hacen en torno a los 35 años.

El 85 % de esos abusos y agresiones sexuales no se denuncian y los que lo cuentan, lo hacen a partir de esa edad adulta.

La ley establece la obligación de cualquier persona que tenga conocimiento de que un menor esté sufriendo violencia a comunicarlo, garantizando la confidencialidad y el anonimato.

El anteproyecto, que ha contado con las aportaciones de expertos del ámbito judicial, educativo, sanitario, del Tercer Sector e incluso de representantes de los niños, prevé la creación de juzgados de instrucción especializados en delitos contra la infancia y la adolescencia.

La violencia machista no da tregua en Bolivia en 2018: cada tres días ocurre un feminicidio

Bolivia tiene en vigencia desde 2013 una ley que protege a las mujeres de todo tipo de violencia y que castiga el feminicidio con 30 años de prisión, la pena máxima de la legislación boliviana, pero la violencia contra las mujeres del país no ha dado tregua en 2018, en el que se han registrado más de un centenar de feminicidios.

 

Según datos oficiales citados por organismos internacionales y entidades defensoras de la igualdad de género, cada tres días ocurre un feminicidio en Bolivia. Los medios bolivianos han registrado al menos 108 feminicidios este año, mientras que las denuncias de violencia familiar registradas en el Ministerio Público entre enero y septiembre alcanzan los 18.576 casos.

Entre los que más han conmovido está el denunciado por la organización feminista Mujeres Creando, de una campesina de un municipio rural de La Paz que pasó medio año en la cárcel por haber asesinado a su esposo tras pillarle en plena violación de su hija de 14 años. Una juez determinó esta semana que la mujer, acusada de “asesinato por emoción violenta”, podrá defenderse en libertad.

Este 2018 causó indignación la violación grupal a una muchacha de 18 años que terminó en un hospital en terapia intensiva, ocurrida hace pocas semanas en la mayor ciudad del país, Santa Cruz. El caso sucedió a menos de un mes del anuncio del presidente boliviano, Evo Morales, sobre la creación de un “gabinete especial” para tratar asuntos de violencia contra la mujer y la niñez. Cuatro de los jóvenes acusados fueron detenidos preventivamente, mientras que un quinto es menor de edad.

ONU Mujeres en Bolivia recordó que un informe difundido en noviembre por la Comisión Económica para América Latina (Cepal) muestra a Bolivia como el país de América del Sur con la prevalencia más alta de feminicidios seguido por Paraguay, “con tasas de 2,0 y 1,6 por cada 100.000 mujeres”, respectivamente.

Este fenómeno se acrecienta debido a los altos índices de impunidad, la naturalización de la violencia y la justificación de esta“, manifiesta ONU Mujeres.